See other templatesContacta con nosotros

Suscríbete a nuestro Newsletter





Joomla Extensions powered by Joobi

DSC_0035_copia.JPG

El aporte adecuado de requerimientos nutricionales son de vital importancia en las etapas preescolar y escolar de la vida pero más aún lo es adquirir unos buenos hábitos alimentarios para el resto de nuestra vida….

Etapa preescolar es aquella que abarca desde los 3 a los 6 años, y la escolar desde los 6 hasta la adolescencia. A la adolescencia le dedicaremos capítulo específico por sus características especiales.

En la infancia los niños son especialmente críticos en lo que alimentación se refiere, no sólo por los requerimientos nutricionales necesarios para su crecimiento y desarrollo óptimos, sino también, y muy importante, porque en este periodo se instauran los hábitos alimentarios que serán los que marcarán su comportamiento con respecto a su alimentación en el futuro y por ende un adecuado, o no, patrón nutricional que prevenga de las comunes enfermedades asociadas a la malnutrición.

Además, según los diversos y más recientes estudios realizados en nuestro país, y a pesar de los esfuerzos de la estrategia NAOS, la prevalencia de obesidad y sobrepeso en nuestros pequeños sobrepasa el 26 % en la población infantil por lo que al menos, 1 de cada 4 niños, ya desde la infancia está predispuesto a padecer con mayor facilidad enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, infartos, diabetes, hipertensión y otras en la etapa adulta. Pero es que además, la obesidad, no garantiza un adecuado aporte de nutrientes necesarios por lo que no es raro encontrar niños obesos pero de baja talla porque no se ha prestado atención a nutrientes tan importantes como la vit B12, la vit D, el aporte de Calcio o Magnesio entre otros, asociado a actividad física. Estar gordo, no significa sólo comer más de lo que se gasta, en la mayoría de ocasiones, el sobrepeso y la obesidad arrastra un desequilibrio dietético de nefastas consecuencias a corto, medio y largo plazo. 

REQUERIMIENTOS NUTRICIONALES

Cualquier desequilibrio o carencia en las etapas preescolar y escolar puede comprometer tanto el crecimiento como el desarrollo armónico deseable en nuestros hijos.

Los requerimientos nutricionales en este periodo precisan un aporte equilibrado de energía que cubra las necesidades metabólicas basales (mantenimiento del cuerpo), el aumento del ritmo de crecimiento (creación de nuevos tejidos por el lógico crecimiento físico de este periodo) y las propias de la actividad física ( de los 3 a los 14 años los niños suelen no parar y realizar mucha actividad física).

Los niños precisan una alta y variada cantidad de nutrientes en pocas calorías. Quiero decir con esto que un niño no debe comer lo mismo que un adulto pero en menor cantidad puesto que podría llevarle a problemas carenciales, sus requerimientos son diferentes. De modo que…..

En la etapa preescolar y escolar los niños deberán tener una alimentación muy variada en la que se proporcionen suficientes proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales para su crecimiento y desarrollo óptimo.

AGUA

Según la European Food Safety Authority E.F.S.A. los requerimientos de agua oscilan entre unos:

  • 1.300 ml/dia entre 2-3 años
  • 1.600 ml/dia entre 4 y 8 años
  • 1.900 ml/dia para chicas y 2.100 para chicos entre 9 y 13 años
  • 2.500 ml/dia para chicos y 2.000 para chicas a partir de los 14

La diferenciación de las necesidades hídricas entre niños y niñas a partir de los 9 años aproximadamente tienen que ver con el dimorfismo sexual, es decir, las diferenciaciones sexuales y también de tejidos corporles que empiezan a manifestarse en sus cuerpos, hasta ese momento bastante similares. 

El hecho de que la mujer genéticamente tenga un acúmulo graso mayor que el hombre en su cuerpo es lo que lleva a esa disminución de las necesidades de agua a partir de la pubertad.

La deshidratación es un riesgo latente durante la infancia ya que a estas edades presentan sistemas inmunológicos más débiles, no suelen beber agua salvo que tengan sed (son muy reacios), tienen mayor superficie corporal por lo que son más vulnerables a un choque u ola de calor, su tasa de sudoración es menor y se acomodan con mayor lentitud a los cambios de temperatura. Todo ello influirá en una especial precaución en el estado de hidratación en estas edades por parte de padres, profesores y entrenadores deportivos.

ENERGÍA

Durante estos años la alimentación debe proporcionar la energía y nutrientes necesarios para satisfacer la reserva energética que precede al brote prepuberal y que influirá en el crecimiento ponderoestatural (peso y estatura). Lo que coloquialmente conocemos como "el estirón". Aproximadamente se necesitan unas 5 Kcal por cada gramo (1 gr) de tejido nuevo sintetizado en el niño.

swim-619074_640.jpg

Además, es en esta etapa es cuando suelen iniciarse los chavales en diversas disciplinas deportivas por lo que en estos casos los aportes energéticos serán algo mayores para que sus necesidades estén cubiertas. Estos cálculos energéticos requieren de fórmulas en las que se tienen en cuenta la edad, el peso, la talla así como  factores correctivos en función de la actividad física y otros aspectos a valorar por el nutricionista profesional.

Seguiremos tratando más aspectos de la alimentación en esta etapa profundizando en las necesidades de los macronutrientes y micronutrientes en más artículos.

Si este artículo te ha parecido interesante compártelo y si te preocupa algún tema en concreto haznos llegar tus sugerencias o preguntas para abordarlo.

 

Comparte nuestro contenido !!

Busca entre nuestros artículos...

Ciclos de Vida y Nutrición

Vida Saludable

Volver