See other templatesContacta con nosotros

Suscríbete a nuestro Newsletter





Joomla Extensions powered by Joobi

IMG_5220.jpg

Desde hace ya meses en casa rehuyen acompañarme a comprar alimentos. Les comprendo.....

No es habitual que las personas dediquen buena parte del tiempo de la compra a verificar el etiquetado nutricional, es decir,  la composición en nutrientes de aquello que posteriormente cocinarán, recalentarán o comerán en crudo. A mi me puede llevar tranquilamente 2 horas ( he llegado a estar 3 horas y media, lo confieso...) hacer una selección cuidada de los productos y eso tras varios meses de recorrer estanterías, mirar género en distintos establecimientos y comparar calidades y precios. Pero os garantizo que salgo con lo más sano y lo más económico. Y además disfruto haciéndolo !!.

Comer sano no es más caro aunque a priori pueda parecer lo contrario. Ahora bien, si exige conocer algunos códigos, los porcentajes nutricionales de una dieta saludable y no dejarnos influir por las "marcas" y los reclamos publicitarios que nos colocan en los medios de comunicación y en sus empaquetados para atribuir efectos "quasi" ( y a veces sin el quasi ) terapéuticos e incluso de belleza .

Os he puesto la imagen de dos productos alimenticios envasados a base de pasta. Uno es marca blanca y el otro una conocidísima marca. Los ingredientes indican que son los mismos en cada paquete: sémola de trigo duro y con posibles trazas de huevo; el peso igual, 500 grs, y los nutrientes similares pero no iguales. ¿Cuál diríais que es la opción más saludable, aunque sea levemente, y cuál la más económica?. 

Comparte nuestro contenido !!

Busca entre nuestros artículos...

Ciclos de Vida y Nutrición

Vida Saludable

Volver