See other templatesContacta con nosotros

Suscríbete a nuestro Newsletter





Joomla Extensions powered by Joobi

Aditivos Alimentarios

¿Qué son los aditivos alimentarios? 

Los aditivos son unas sustancias que se utilizan en la preparación de los alimentos con diversas finalidades, tales como la conservación, coloración, edulcoración, etc.

La legislación europea define los aditivos alimentarios como «cualquier substancia que, normalmente, no se consuma como alimento en sí o ni se use como ingrediente característico en la alimentación, independientemente de que tenga o no valor nutritivo, y cuya adición intencionada a los productos alimenticios, con un propósito tecnológico en la fase de su fabricación, transformación, preparación, tratamiento, envase, transporte o almacenamiento tenga, o pueda esperarse razonablemente que tenga, directa o indirectamente, como resultado que el propio aditivo o sus subproductos se conviertan en un componente de dichos productos alimenticios » .

¿Para qué se utilizan los aditivos?

Los aditivos se utilizan con fines distintos. La legislación de la UE define veintiséis «fines tecnológicos » . Los aditivos se emplean, entre otros usos, como:

  • Colorantes: se utilizan para aportar o devolver color a un alimento.
  • Conservantes: se añaden para prolongar la caducidad de los alimentos, ya que los protegen de los microorganismos.
  • Antioxidantes: son sustancias que prolongan la caducidad de los alimentos protegiéndolos del deterioro frente a la oxidación (es decir, el enranciamiento de las grasas y los cambios de color).
  • Agentes de tratamiento de las harinas: se añaden a la harina o a la masa para mejorar su calidad de cocción.

¿Son seguros los aditivos alimentarios?

La seguridad de todos los aditivos alimentarios que están autorizados hoy en día ha sido evaluada por el Comité Científico de la Alimentación Humana (CCAH) o la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). En la lista oficial de la UE solo figuran los aditivos cuyos usos propuestos se han considerado seguros.

Puesto que la mayoría de las evaluaciones de aditivos se remontan a los ochenta y noventa, algunas incluso a los setenta, es más que pertinente volver a evaluar todos los aditivos autorizados por la EFSA . La reevaluación tendrá lugar de aquí al año 2020. A partir de los dictámenes de la EFSA, la Comisión podrá proponer que se revisen las condiciones actuales de utilización de los aditivos y, si es preciso, que se suprima alguno de la lista.

A resultas del programa de reevaluación, de momento se ha decidido cambiar las condiciones de uso de tres colorantes alimentarios porque la EFSA ha reducido su ingesta diaria admisible (IDA) al considerar que la exposición de los seres humanos a estos colorantes era probablemente demasiado elevada. Por tanto, a principios de 2012 se fijarán las cantidades máximas de estos colorantes que pueden emplearse en los alimentos. En concreto, se trata de los colorantes siguientes: el amarillo de quinoleína (E 104 ), el amarillo anaranjado S (E 110 ) y el rojo cochinilla A (E 124).

¿Cómo se garantiza la seguridad de los aditivos alimentarios que se han evaluado?

La EFSA se encarga de valorar la seguridad de los aditivos alimentarios. Las sustancias se evalúan a partir de un expediente que suele presentar un solicitante de autorización (normalmente el fabricante o un usuario potencial del aditivo alimentario). Este expediente debe recoger la identificación química del aditivo, su proceso de fabricación, los métodos de análisis utilizados, la reacción y los efectos de la sustancia en cuestión en los productos alimenticios, la necesidad de su empleo, los usos propuestos y los datos toxicológicos.

Los datos toxicológicos deben comprender información sobre el metabolismo de la sustancia, su toxicidad crónica y subcrónica, su carcinogenicidad, su genotoxicidad, su toxicidad para la reproducción y el desarrollo de las personas y, en caso necesario, incluir otros estudios.

Según estos datos, la EFSA determina el nivel por debajo del cual puede considerarse que el consumo de esta sustancia es seguro para la salud humana, la denominada ingesta diaria admisible (IDA). Al mismo tiempo, la EFSA también hace estimaciones, a partir de los usos en los distintos productos alimenticios que se proponen en la solicitud, acerca de si se permite sobrepasar esta IDA en determinados casos.

En cualquier caso, si no se supera la IDA recomendada, la utilización del aditivo alimentario se considera segura.

¿Es posible consumir aditivos alimentarios en unas cantidades que sean peligrosas para la salud?

Cuando la EFSA se plantea la posible exposición a un aditivo alimentario, considera el nivel máximo que se solicita para los diversos productos alimenticios en los que se pretenda utilizar. Además, la EFSA parte de la base de que se consuma diariamente la mayor cantidad posible de los alimentos en cuestión. Solo cuando esta exposición estimada en relación con los distintos productos alimenticios sigue estando por debajo de la IDA, considera la EFSA que el uso propuesto de la sustancia es seguro. Si se supera la IDA, la Comisión puede decidir restringir el uso del aditivo o no autorizarlo en absoluto.

La presencia de aditivos alimentarios debería considerarse, por tanto, segura incluso para los consumidores que comen cantidades importantes de productos alimenticios en los que se haya utilizado la cantidad máxima de aditivo permitida.

¿En qué condiciones se autorizan los aditivos alimentarios?

Solo puede autorizarse un aditivo alimentario cuyo uso cumpla las siguientes condiciones:

  • No debe suponer ningún riesgo para la salud de los consumidores, partiendo de las pruebas científicas disponibles, siempre que se utilice en las cantidades propuestas.
  • Debe haber una necesidad tecnológica razonable para utilizarlo que no pueda cubrirse por otros medios.
  • Y por último, su uso no debe inducir a error y además ha de ser beneficioso para el consumidor.

A la hora de autorizar aditivos alimentarios, pueden considerarse también otros factores que vengan al caso, como cuestiones éticas, tradiciones, el medio ambiente, etc.

¿Cuáles son los beneficios para los consumidores?

La legislación de la UE establece que los aditivos alimentarios deben reportar ventajas y beneficios para el consumidor. Por tanto, tienen que servir a uno o varios de los siguientes fines:

  • preservar la calidad nutricional del alimento;
  • suministrar los ingredientes o constituyentes necesarios para alimentos destinados a grupos de consumidores con necesidades dietéticas especiales;
  • mejorar la calidad o estabilidad de conservación de un alimento o bien sus propiedades organolépticas, a condición de que no se induzca a engaño al consumidor;
  • ayudar en la fabricación, la transformación, la preparación, el tratamiento, el envase, el transporte o el almacenamiento de los alimentos, incluidos los aditivos alimentarios, las enzimas alimentarias y los aromas alimentarios, siempre que el aditivo alimentario no se utilice para ocultar materias primas defectuosas o prácticas que no sean higiénicas.

¿Por qué se autorizan los colorantes alimentarios si pueden inducir a error al consumidor?

Se considera aceptable el empleo de colorantes alimentarios con los fines siguientes:

  • devolver el aspecto original a un alimento cuyo color se haya visto afectado por la transformación, el almacenamiento, el envasado o la distribución;
  • dar un mayor atractivo visual a los alimentos;
  • proporcionar color a un alimento que, de otro modo, sea incoloro.

El uso de los colorantes alimentarios debe cumplir siempre la condición general de no inducir a error a los consumidores. Por ejemplo, el uso de colorantes no debe dar la impresión de que el alimento contiene unos ingredientes que nunca se han añadido.

¿Puede utilizarse cualquier sustancia como aditivo alimentario?

Solo los aditivos alimentarios que figuran en la legislación de la UE pueden añadirse a los alimentos, y ello solo se permite en condiciones concretas.

Los aditivos que apenas causan problemas toxicológicos pueden añadirse a casi todos los productos alimenticios transformados. Entre ellos, cabe citar el carbonato de calcio (E 170), el ácido láctico (E 270), el ácido cítrico (E 330), las pectinas (E 440), los ácidos grasos (E 570) y el oxígeno (E 941).

Otros aditivos tienen un uso más restringido, como por ejemplo:

  • La natamicina (E 235) solo puede utilizarse como conservante en el tratamiento de superficie del queso y de los embutidos secos.
  • El ácido eritórbico (E 315) solo puede utilizarse como antioxidante en determinados productos cárnicos y pesqueros.
  • El ferrocianuro sódico (E 535) puede usarse únicamente como agente antiaglomerante en la sal y sus sustitutos.

¿Pueden emplearse aditivos en todos los alimentos?

En algunos productos alimenticios el uso de aditivos es muy limitado. En productos sin transformar como la leche, las frutas y hortalizas frescas, la carne fresca y el agua solo se permiten algunos aditivos.

Cuanto más transformado está un producto, más aditivos están autorizados y se emplean, de hecho. Los productos de confitería, los aperitivos salados, las bebidas aromatizadas y los dulces son algunos productos que entran dentro de esta categoría de alimentos muy transformados, en los que se permite el empleo de muchos aditivos.

¿Existe una lista de aditivos alimentarios autorizados?

Los aditivos que están autorizados en los productos alimenticios y sus condiciones de uso figuran el anexo II del Reglamento (CE) nº 1333/2008 sobre aditivos alimentarios. Solo se autoriza el uso en condiciones específicas de los aditivos que se encuentran en la lista de este anexo. Los aditivos se clasifican en dicha lista en función de las categorías de alimentos a las que pueden añadirse.

Puede consultarse la base de datos de la Comisión sobre aditivos alimentarios en la siguiente dirección de Internet: ( https://webgate.ec.europa.eu/sanco_foods/?sector=FAD ).

Cualquier consumidor o empresa interesada puede acceder a la información sobre los aditivos autorizados en un alimento concreto.

¿Cuál es el procedimiento para la autorización de uso de aditivos alimentarios?

El procedimiento de autorización de los aditivos alimentarios se establece en el Reglamento (CE) nº 1331/2008 .

Normalmente se autoriza un aditivo cuando una parte interesada presenta una solicitud de autorización a la Comisión Europea. Cuando se trata de aditivos nuevos, la Comisión pide a la EFSA que evalúe la seguridad de la sustancia. Una vez que la EFSA ha emitido su dictamen (en los nueve meses siguientes a la presentación de la solicitud), la Comisión estudia la posible autorización junto con especialistas en aditivos alimentarios de todos los Estados miembros. Se tienen en cuenta la seguridad, la necesidad tecnológica de la sustancia, la posibilidad de un uso abusivo, y las ventajas y beneficios para el consumidor.

Si la opinión es favorable, la Comisión prepara una propuesta de autorización del aditivo, que somete a votación en el Comité Permanente de la Cadena Alimentaria y de Sanidad Animal. Si el Comité apoya la propuesta, la Comisión la presenta al Parlamento Europeo y al Consejo, que también tienen la facultad de rechazarla si consideran que la autorización no cumple las condiciones de uso que establece la legislación de la UE.

¿Cómo se informa al consumidor sobre los aditivos que llevan los alimentos?

Los aditivos que llevan los productos alimenticios están etiquetados según las normas establecidas en la Directiva 2000/13/CE . Los aditivos alimentarios son ingredientes alimentarios y, como tales, deben figurar en la lista de ingredientes. Los aditivos deben designarse mediante el nombre de su clase funcional, seguida de su denominación específica o del número CE. Por ejemplo, «colorante – curcumina » o «colorante: E 100 » .

Este número E puede utilizarse para simplificar el etiquetado de sustancias que, en ocasiones, tienen denominaciones químicas complicadas.

¿Es posible elaborar alimentos sin aditivos?

Es posible preparar alimentos sin aditivos. De hecho, no se añaden normalmente aditivos a los alimentos que se preparan en el hogar. Sin embargo, en el hogar los alimentos suelen consumirse directamente. Además, la preparación casera puede también influir menos en el aspecto de la comida en comparación con los alimentos transformados industrialmente.

Además, no todos los productos alimenticios preparados industrialmente necesitan aditivos. Ejemplos de ello son determinados tipos de pan, algunos tipos de platos preparados, ciertos cereales para el desayuno, etc. Que se necesiten aditivos o no depende del proceso de elaboración, de los ingredientes utilizados, del aspecto final del producto, de la conservación que requiera, de la necesidad de proteger el alimento contra un posible ataque de bacterias nocivas, del tipo de embalaje, etc.

Por otra parte, cabe indicar que muchos productos alimenticios contienen sustancias de forma natural, que están autorizadas al mismo tiempo como aditivos alimentarios. Es el caso de las manzanas, que contienen de forma natural riboflavinas (E 101), carotenos (E 160a), antocianinas (E 163), ácido acético (E 260), ácido ascórbico (E 300), ácido cítrico (E 330), ácido tartárico (E 334), ácido succínico (E 363), ácido glutámico (E 620) y la L-cisteína (E 920).

¿Cuáles son las condiciones de autorización de los glicósidos de esteviol?

Los glicósidos de esteviol son edulcorantes extraídos de las hojas de la planta Stevia rebaudiana Bertoni, originaria de Paraguay.

Cuando se presentó una solicitud de autorización de esta sustancia a la Comisión Europea, se pidió a la EFSA que evaluase su seguridad. En su dictamen de marzo de 2010, la EFSA concluyó que este edulcorante no era cancerígeno ni genotóxico ni presentaba ninguna toxicidad para la reproducción ni el desarrollo, y estableció una ingesta diaria admisible de 4 mg/kg de peso corporal. Sin embargo, según unas estimaciones bastante prudentes de la exposición a los glicósidos de esteviol, tanto en adultos como en niños, es probable que en la dosis máxima propuesta se supere dicha ingesta.

En consecuencia, a fin de garantizar una exposición inocua para el consumidor, hubo que revisar los usos solicitados y las cantidades permitidas en cada uso. Se volvió a consultar, por tanto, a la EFSA y a los solicitantes para proponer niveles de uso que fueran seguros y que, al mismo tiempo, permitieran el empleo de esta sustancia como edulcorante.

En la actualidad, se permite el uso de la Stevia , en las cantidades adecuadas, en treinta y una categorías distintas de alimentos, incluidos los refrescos, los dulces, los productos de confitería y los edulcorantes de mesa.

Comparte nuestro contenido !!

Busca entre nuestros artículos...

Volver